Agustinas Contemplativas

Comunidad

Nuestro día está distribuido entre la oración y el trabajo, el silencio y el estudio, ratos de recreo y de descanso. El equilibrio de estos distintos tiempos a lo largo del día nos ayuda a vivir la interioridad, donde desde lo más íntimo del corazón estamos en comunión con todos los hombres, orando con ellos y por ellos.

22,15 h.
Silencio mayor

Y en el nombre del Señor, con el deseo de ofrecer En silencio completo nos retiramos para el necesario descanso que nos permita reiniciar el nuevo día que el Señor nos regala con cada amanecer.