Agustinas Contemplativas

Comunidad

Nuestro día está distribuido entre la oración y el trabajo, el silencio y el estudio, ratos de recreo y de descanso. El equilibrio de estos distintos tiempos a lo largo del día nos ayuda a vivir la interioridad, donde desde lo más íntimo del corazón estamos en comunión con todos los hombres, orando con ellos y por ellos.

14,00 h.
Silencio

Equilibra el espíritu y el cuerpo este momento en que en total silencio, durante una hora, las hermanas disponen de un tiempo libre personal para el descanso, la oración personal, el paseo, la lectura y escritura, o cualquier otra acción llevada a cabo en completo silencio.