Agustinas Contemplativas

Carisma

Vida San Agustín

Nació en Tagaste (África) el año 354, hijo de Santa Mónica; después de una juventud desviada doctrinal y moralmente, se convirtió a sus 32 años, estando en Milán. El año 387 fue bautizado por el obispo san Ambrosio. Vuelto a su patria, llevó una vida dedicada, en comunidad, al ascetismo y estudio de la Palabra de Dios. Al ser elegido obispo de Hipona, trasladó su experiencia comunitaria a la sede episcopal y con los clérigos vivió en común para el servicio de la Iglesia. Durante los 34 años, en que ejerció este ministerio, fue un modelo para su grey, a la que dio una sólida formación por medio de sus sermones y de sus numerosos escritos, con los que contribuyó en gran manera a una mayor profundización de la fe cristiana contra los errores doctrinales de su tiempo. Está entre los Padres más influyentes del Occidente y sus escritos son de gran actualidad. Murió el año 430. Sus restos mortales se veneran en la Basílica de San Pedro (Pavía, Italia).

Las Obras de San Agustín

Las Confesiones es la obra más conocida y leída de de Agustín de Hipona está constituida por trece libros en los que nos narra su vida, formación y evolución interior; también habla de la psicología, de la filosofía, de su concepto de Dios y de su visión del mundo. Constituye, asimismo, un reconocimiento de la grandeza y bondad de Dios.

Está dividida en dos grandes partes:

Libros 1-9: contienen la confesión de los errores de Agustín hasta su conversión. Terminan con la muerte de su madre Mónica en Ostia.

Libros 10-13: alaba a Dios y a su creación..

En nuestra sociedad actual estamos viviendo otra vez tiempos como los de Agustín. Tiempos de decadencia y desencantos, dualismos, sectarismos y escepticismos. Tiempos de muchos ruidos y poco silencio, tiempos de prisas y pocas referencias trascendentes. Agustín “busca para encontrar y encuentra para seguir buscando”, nos ofrece un estilo para llegar a buen puerto.

Las Confesiones
Obras de San Agustín
La película de
su vida