Agustinas Contemplativas

Carisma

Interpeladas por las palabras de Jesús que alaba al que sabe sacar de su arca lo nuevo y lo viejo, conscientes del peso y riqueza de tradición de la que nuestra vida es heredera, y constatando la urgencia que nuestro mundo tiene de la vivencia de una vida contemplativa que testimonie la supremacía de Dios, tratamos de revitalizar nuestra vida intensificando su aspecto de íntegramente contemplativa. Con nuestro especial carisma agustino tratamos de vivir la vida contemplativa a través de la vida común, y en ella y por ella hacernos fuertes en la fe, "especialistas" en la vida del Espíritu.

“Pongo a Dios por testigo de que, desde mi punto de vista personal, yo preferiría dedicar todos los días algunas horas a un trabajo manual, y el resto del día tener el tiempo libre para leer, orar y estudiar saboreando las Sagradas Escrituras, tal como está establecido en los monasterios” (San Agustín)